jose maria

jose maria

sábado, 10 de marzo de 2012

FUENTES-PILA NO TIENE TIRRIA AL CENTRO BOTÍN, SEÑOR ALCALDE


Desde la firma del Plan Maestro y el Protocolo del Frente MArítimo he considerado que lo que se ofrece a la ciudad de Santander  es  un espacio ya determinado por unos usos que  nadie ha explicado  como los mejores para el desarrollo de la Capital de Cantabria. Seis veces, en seis ruedas de prensa he dado la opinión que, desde el grupo Municipal regionalista, tenemos sobr sobre este mercadeo inmobiliario que nada tiene que ver con las necesidades de la ciudad, ajeno a la voz de los ciudadanos, lejos de repensar la ciudad ganada al mar. Ciudad portuaria, capital de Cantabria, bahía  que nos mira sin mucho ánimo sobre el esplendor que algunos pretenden con su aburrido soniquete. 
Y el alcalde, quizás ya en el limbo del éxito político, no ve, no escucha la voz de quienes hacen y construyen ciudad.... Los propios santanderinos.  La oportunidad y la legalidad deben ser un perfecto matrimonio bien avenido, no pueden estar a la greña cuando lo que se juega es el bienestar de los hijos, de los ciudadanos. 
Solo presenta, como si fuera un vendedor ambulante, el Mundial de Vela y el Centro Cultural, como las dos piedras filosofales que salvarán la ciudad de la agonía evolutiva en la que vive desde hace 30 años. Y todo el que no aplaude con las orejas sus brabatas pseudopolíticas,  le tiene tirria a él, o le tiene tirria al patrocinio.
Seguimos alegando, claro que lo hacemos, no como oportunidad política, sino como un deber para salvaguardar el principio de legalidad.  Y ya vemos, los arquitectos han hablado. y lo han hecho prácticamente en los mismos términos en los que hemmos hablado desde hace un año. Ahora el alcalde, en vez de esconderse, debería ser responsable, debería escuchar la voz de los expertos y cruzarla con la voz del resto de los ciudadanos. Y todo sería más amable, menos crispante e impertinente...
JM Fuentes-Pila

 

 

Los arquitectos reclaman un plan global para el Puerto frente a los cambios para el Centro Botín y el CEAR

El Colegio de Arquitectos advierte de un "vacío urbanístico" en San Martín

   SANTANDER, 6 Mar. (EUROPA PRESS) -


   El Colegio de Arquitectos de Cantabria cree que antes de tramitarse las modificaciones del Plan Especial del Sistema General Portuario del Puerto de Santander para el Centro Botín y para la ampliación del CEAR de Vela debería desarrollarse el Plan Maestro del Frente Marítimo (el texto acordado por las instituciones cuando se suscribió el protocolo para la reordenación de este área de la capital cántabra).
 Además, advierten de que los cambios que se están llevando a cabo en estas zonas podrían llevar a una "importante" modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Santander, tras su aprobación definitiva, aún pendiente.

   Y piden que se corrija el "vacío urbanístico" que detectan en la zona de San Martín, en la que hay partes que quedan fuera de ordenación de las normas portuarias, mientas que el Plan General sí las considera afectos a esa regulación.
   El Colegio de Arquitectos también alerta sobre el desconocimiento del documento de modificación del Plan de Uso de los Espacios Portuarios.

   Así lo argumentan en las alegaciones a las modificaciones para los proyectos en estas áreas (una para el Centro Botín de Arte y Cultura --la número 9-- y otra para la ampliación del CEAR de Vela de San Martín--la número 10--, en el marco del Mundial de Vela), a las que ha tenido acceso Europa Press.

PLAN MAESTRO

   Los arquitectos argumentan que el Plan Maestro, que recuerdan que es una declaración de intenciones y de programas de viabilidad económica sin versión urbanística, se encuentra "en la base y en la justificación" de todos los cambios que se están produciendo.
   Pero las modificaciones se ciñen a partes "parciales" del territorio sobre el que actúa en Plan Maestro, adoptado dentro del desarrollo del Frente Marítimo, un texto suscrito por las Administraciones pero no desarrollado.

   Y del que opinan que, entonces, "debería haber sido consciente de que su objeto incluía consideraciones urbanísticas fundamentales y debería haberlas afrontado con mayor rigor en algunos casos y, sobre todo, con una mirada menos matizada por imperativos de viabilidad y más atenta a lo que ha de suponer para Santander su inmersión en este proceso de apertura a su Bahía", sostienen.
   Son unos cambios que, además, como pronostican, "probablemente desemboquen" en una "importante" modificación puntual del Plan General de Santander "muy poco tiempo después" de su aprobación definitiva.
   Los arquitectos tienen "dudas" sobre si se está ante una modificación o una revisión de las normas portuarias, y piden que se demuestre que es lo que se está tramitando, esto es, una modificación. Ellos detectan un "cambio sustancial" en los usos portuarios que creen que lleva a una "revisión completa".

"MARGEN PARA LA REFLEXIÓN" EN EL CENTRO BOTÍN

   Para el Centro Botín, los arquitectos ven "margen para la reflexión" y piden un proceso de análisis en el que, además de las alternativas de ubicación, se estudien cuestiones "hasta ahora no planteadas".
   Entre ellas citan la posibilidad de crear un aparcamiento en la zona de Campsa desde la que hubiera un transporte público (tranvía o tren ligero en superficie), cómo se ejecutará la apertura del muelle de Maliaño a la ciudad, si es necesario que la ladera del Paseo de Reina Victoria a San Martín esté "tapizada" con edificios de uso terciario...

   El Colegio de Arquitectos considera que el espacio de la modificación "no es el único posible", y apunta como otras posibilidades tanto el extremo del muelle de Maliaño como el área de San Martín.
   Y, ya dentro del área elegida, plantean que "quizás" el edificio "no tuviera que estar tan en primera línea" y "podría adentrarse en los Jardines de Pereda --como propusieron ellos inicialmente--, ampliados y diseñados como un parque urbano tapizado en verde y con "continuidad máxima" hasta la Bahía.
   El colectivo insiste en el análisis de las necesidades de aparcamiento en la zona, que, advierten, "serán notables". Ellos ven "difícil" que los dos aparcamientos más próximos (Cachavas y Correos), puedan abastecer esta nueva demanda, toda vez que ya están "habitualmente llenos por el propio uso diario de la ciudad".
   Los arquitectos creen que la fórmula del soterramiento del tráfico rodado elegida por Renzo Piano da lugar a un nuevo diseño de los Jardines de Pereda, en los que la calificación del suelo debería ser "homogénea y clara", como espacio libre de uso público de jardín, sin "estarse a matizaciones de poca monta", como ven la "calificación incierta" que, advierten, "pretende dar un uso náutico ocasional a un ámbito que ya casi no lo recuerda".

    Los arquitectos insisten en que reconocen "sin reservas" la positiva influencia de este equipamiento cultural para la "dinamización cultural" de Santander, que tendrá así un "reclamo" para el turismo.
    Y aunque el Colegio de Arquitectos asume que la decisión hay que tomarla "ahora", remitiéndose a las afirmaciones en ese sentido del alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, precisan que "ese ahora no debe identificarse con un momento fugaz y urgente", sino como el "final del proceso" en que se ha implicado la sociedad cántabra, "porque le preocupa dejar al albur de urgencias poco justificadas la importancia de una decisión de futuro de toda una ciudad".

"VACÍO URBANÍSTICO" EN SAN MARTÍN

  En el caso de la modificación del CEAR de Vela, afirman que el espacio sobre el que actúa la modificación número 10 ofrece "muchas posibilidades", por lo que las decisiones deberían articularse a través de documentos "de mayor ámbito", esto es, el Plan Maestro.
   Y avisan de la "incoherencia" del texto de la modificación número 10, que se remite al propio Plan Maestro.
   De hecho, ven "significativo" que el ámbito afectado "no coincida siquiera" con el área específica del PGOU de Santander ni con los planos portuarios, creando una situación "un tanto extraña", pues fuera del documento quedan parcelas y espacios cuya exclusión "no se explican" en los textos en una explicación que a su juicio "sí se exigiría".
   Los arquitectos constatan que existe una "voluntad expresa" de que la modificación número 10 se encargue de ordenar el área de San Martín.
   Pero a la vez, este instrumento, al igual que la modificación de la Delimitación de Usos Portuarios, sólo afecta a la parte que sigue estando afectada como dominio portuario y que queda "plenamente desordenada" al salir del alcance normativo del Plan Especial del Puerto, pues la citada modificación número 10 dice que queda "fuera de su ámbito de ordenación".
   A esto se suma que el PGOU de Santander "sí considera que son terrenos aún afectos a la ordenación del Plan Especial del Sistema General Portuario", lo que lleva a que se produzca un "vacío urbanístico" que, sostienen, "no debería existir".
   Consideran, en consecuencia, que "convendría" concretar urbanísticamente la situación en que quedan los terrenos del Plan Especial en San Martín y que "se excluyen" de esta modificación, en cuanto a su ordenación.

PLAN DE USO DE LOS ESPACIOS PORTUARIOS

  El Colegio de Arquitectos llama la atención sobre que en la tramitación se habla de una modificación del Plan de Uso de los Espacios Portuarios, citándose un trámite ambiental "que no se ha conocido".
   A su juicio, ese Plan de Uso de los Espacios Portuarios debería tramitarse en primer lugar en un debate público en lugar de a través de "referencias indeterminadas" a documentos urbanísticos en los que "parece darse por hecho" que los usos están "ya asignados" por documentos "de ámbito superior" que, afirman, "nadie conoce aún en su formato oficial".

1 comentario:

Begoña dijo...

Quizá por una vez y para que sirva de precedente en todo el país, los ciudadanos de Santander deberían decir a "quien manda" que no somos sus siervos que callan, aceptan y tragan lo que nos echen. Y al Sr. Alcalde, recordarle que está donde está porque los ciudadanos de Santander así lo ha decidido y que es al pueblo de Santander, únicamente, a quien se debe.