jose maria

jose maria

lunes, 6 de enero de 2014

Mi/Nuestra Ciudad...

...Todavía agoniza en mi mente el calendario de 2013, hojas llenas de tachaduras, de falsas promesas, de proyectos fallidos y esfuerzos encaminados a mantener de pie el esqueleto de mis sueños. Sueños que se afincan en Santander, capital de una Cantabria marchita que languidece a la espera de que alguien se preocupe realmente por su tierra, barro del que estamos hechos quienes aquí nacimos, de aquí nos sentimos y queremos que nuestra vida transite por las arterias de su cultura, sus bellas narrativas susurradas por los cantares, las historias y leyendas de nuestros antepasados. Historia de una cuna y una tumba. Donde nací y donde quiero enterrar mis huesos. Pero mientras llega ese momento, Santander se convierte en una portada de revista, en una gaceta del corazón caprichoso de quienes consideran que la ciudad es un ExinCastillo modificable a voluntad, divertidos los gobernantes y poner mecanos infográficos con vista a la bahía electoral de mayo de 2015.
Santander inmóvil, intransitable norte-sur con los zapatos del peatón, que espera soluciones que hace tiempo planteé, como la Pasarela de la Peña del Cuervo, proyecto imprescindible que debe dar continuidad a la transversalidad mediante pasarelas y ascensores hasta llegar a la Universidad. Ciudad en la que se peatonalizan las calles sin un estudio previo de movilidad, para conseguir situaciones de enbizcamiento urbano, como la peatonalización de la calle Cádiz sin saber quien va a pagar la obra.
Santander convertido en una mascarada de proyectos, disfrazada la ciudad de ventoleras afirmaciones, de absurda defensa de ideas felices de un alcalde que aterriza cada viernes para cumplir la agenda de sorpresas que a modo de fuegos artificiales destila en los medios de comunicación, convencido de que su ego es el propulsor de una ciudad varada entre frases en inglés y experiencias piloto de proyectos de investigación que ha vendido como el futuro y porvenir de quienes intentamos vivir y construir convivencia y solidaridad en esta nuestra ciudad.
Las expectativas del alcalde de Santander pasan por convencernos de las bondades de "su" ciudad inteligente, sin considerar las necesidades de los ciudadanos para promover las infraestructuras y servicios que mejoren la calidad de vida de los santanderinos. Pasan por un mundial de vela que ha sido un despropósito financiero desde el primer minuto, ocultando la realidad de un evento moribundo económicamente que debía haberse gestionado conforme a la realidad de una crisis que asola la Capital. Un mundial de vela que ha sido mera justificación para la especulación urbanística en San Martín, mirador privilegiado al mar. Pasan por un centro cultural de iniciativa privada que ha intentado hacer suyo a toda costa a falta de criterios culturales que dinamicen la ciudad. El Centro Botín no es un proyecto político, no es un proyecto municipal. Es un proyecto privado del que poco conocemos y que será gestionado según parámetros de la institución promotora, lo cual no es ni bueno ni malo. Simplemente, veremos como se tejen redes participativas cuando el mismo alcalde ha castrado el Consejo Municipal de la Cultura y ha dejado sin contenido la propia Comisión de Cultura del Ayuntamiento, salvo para bautizar calles o dar reconocimientos.
Y el comercio se gangrena, los locales siguen manteniendo unos precios desorbitados que hace imposible emprender un negocio, los impuestos abrasan a los vecinos, la política de cruceros se muestra como un fiasco anticipado hace tiempo, y frente a un PCTCAN convertido en sede administrativa del Gobierno de Cantabria, 600.000 metros cuadrados de terreno productivo siguen siendo un erial que podía ser hace tiempo mapa productivo de Santander si se hubiera obrado con valentía, para generar una ciudad empresarial de primera magnitud.  Santander debería ser una "ciudad universitaria" competitiva respecto a sus competidoras más cercanas. Santander debería tener un eje cultural desde Varadero hasta San Martín que hubiera redefinido un frente marítimo que, después de casi tres años, ha resultado ser una farsa presentada con bombo y platillo por los responsables municipales. Santander debería tener construido el edificio Moneo hace ya un año,  de no ser por la obstinación de un alcalde caprichoso que utilizó el PGOU contra cualquier proyecto que se quisiera emprender  en la ciudad. Santander debería tener un comercio saneado, con ayudas a los autónomos y beneficios fiscales y oportunidades para los emprendedores que no se vean sangrados por los gastos. Las ciudades pueden ser espacios en los que estar o espacios en los que vivir. La libertad no es otra cosa que lo que la vida nos permite hacer. No tanto poder hacer aquello que las leyes no prohiben. Quiero una ciudad en la que poder vivir, en la que las oportunidades sean equitativas, lo sean para todos. Así nos evitaremos aquella ordenanza francesa del siglo XIX que prohibía dormir debajo de los puentes tanto a los ricos como a los pobres... Y que, evidentemente, bajo el manto de igualdad, solo afectaba a los pobres, pues resultaba obvio que los ricos no se encontrarían en dicha tesitura. Quiero ver quedarse a los jóvenes en la ciudad, quiero ver latir el corazón de la ciudad como corazón colectivo de los santanderinos. Quiero ver la proa de la Capital de Cantabria indicando el cambio de nuestra tierra hacia un paisaje que sintamos nuestro y óptimo para quedarnos,

8 comentarios:

Capitano dijo...

Sr. Fuentes-Pila parece que no se entera o no se quiere enterar de lo que va a significar el Centro Botín para nuestra querida ciudad.

Dice que es un proyecto privado del que poco conoce, entonces por qué presentó tantas alegaciones en su contra?

Este centro traerá prosperidad a Santander, un aliciente más para que la gente venga a visitarnos mientras Ud. únicamente lo utiliza para hacer demagogia barata y una oposición pésima.

Anónimo dijo...

El centro de demostraciones de Pronillo tampoco es de su agrado! :S Un centro de innovación único en España!!

Dudu_ dijo...

Tiene gracia que hable de que la ciudad espera a que llegue alguien que se preocupe por ella. Quizá se refiera a reclamar el desbloqueo de grandes proyectos que usted no hizo cuando gobernaban en Cantabria sus amigos. Igual le preocupan otras cosas que demagógicamente pueda usar en esa “bahía electoral de 2015”, pero el tener nuestro hospital más de diez años ahí parado dando vergüenza a todos los que pasamos por ahí todos los días, no. Desbloquear Valdecilla, La Marga…eso no es preocuparse por la ciudad. Lo mismo que oponerse como usted al Escenario Santander y ahora no decir nada, ahora que tiene organizados más de 300 de conciertos.

Me preocupa que Santander es reconocida fuera por buenos proyectos y buenas ideas y ver que políticos de la propia Santander, en vez de asumirlo y apoyar, se dedican a criticar todos y cada uno de los puntos fuertes de la ciudad. Las peatonalizaciones: demuestra lo poco que se pasea por las zonas y escucha las opiniones de los vecinos. En la ciudad inteligente y proyectos de investigación que, la finalidad que tienen es facilitar el día a día del que usted se preocupa, también, se opone incluso cuando se ven los resultados. El Centro Botín, de risa. A estas alturas, criticar un proyecto vital para toda la región, y fundamentalmente para el sector servicios de la ciudad, un centro brutal en el norte, y que usted critica en Santander. Nada que decir.

Como usted dice también hay que preocuparse por otros asuntos que son más de diario. Pero no sabe hacer campaña ni en eso, porque si lo único que sabemos todos a ciencia cierta es el alubión de ayudas por parte de todas las administraciones para emprender y abrir un negocio. Dificultades hay muchas y se solucionan con ideas, y la verdad, oponiéndose a grandes proyectos e iniciativas sólo porque no salen de usted, no indica por la parte que le toca que la clase política avance hacia donde los ciudadanos cada vez más reclamamos.

Julian dijo...

Me parecen cuanto menos graciosos sus alegatos contra el Centro Botín, del que siempre se ha quejado. Un proyecto que ha logrado en menos de una semana más de 5 mil amigos. Se nota, Josemari que va siempre a contracorriente.

Dicho proyecto es el buque insignia del anillo cultural que modernizará Santander y la convertirá en un referente del norte de España, muy a su pesar, por lo que nos muestra en su blog.

José María Fuentes-Pila dijo...

Alguien dice que no me entero de lo que va a significar el centro Botín. Desde luego que solo sabemos lo que el alcalde ha dicho... Y poco más. Claro que hice alegaciones, dos veces. Porque lo que para algunos es una ubicación idónea, para otros no. Y si la prosperidad de una ciudad depende de exclusivamente de una actuación privada, estamos apañados. Cualquier oposición es pésima para quienes no tienen más mirada que mirar sin ver la realidad de la decadencia de esta ciudad. Por cierto, es genial que nos hablen del centro de demostraciones de Pronillo. Eso sí que tiene gracia. 1.800.000 euros que estaban destinados a un proyecto cultural y que ahora es sede de demostraciones de telefónica. Clama al cielo.
Respecto a un comentario extenso sobre un respetable crítico de mi política, denominado "Dudu", algunos comentarios que permitan refrescar la memoria:
Los grandes proyectos como el edificio Moneo, o el nuevo Palacio de Justicia, fueron bloqueados de forma perversa por el alcalde de Santander encarcelando la ciudad para forzar un PGOU que no fue capaz de sacar adelante más que después de muchas revisiones y correcciones. Valdecilla y su proyecto fue gestionado durante 8 años por el gobierno popular gobernando con el PRC. Y bueno, lo de Escenario Santander, un escándalo. Casi 5 millones de euros de dinero municipal para que al final se convierta en una concesión privada a bajo coste en laque entre otras cosas hay festuchines de pincha discos con consumo de alcohol. No merece más comentario. Pasear paseo todos los días por la ciudad escuchando a los vecinos. Lo de centro brutal para el norte del Centro Botín, igual es como la Piedra Negra de la Meca,Dios le oiga. Bueno, y por último, hay ciudadanos que creen que esta es la forma de hacer plítica para la ciudad... y ciudadanos que no. Su modelo de ciudad es el del alcalde de la ciudad. El mio no. Y no, no se hacerle la campaña al partido popular,la verdad. Releeré su comentario para ver si aprendo a hacerlo. Muchas gracias por sus reflexiones.

Julian dijo...

No se disguste Josemari,hay que buscar lo positivo de las críticas. A juzgar por la calidad de redacción parece que ha escrito un tanto ofendido.

Veo que los regionalistas siguen creyendo que la solución es crear empresas públicas donde enchufar a sus parientes y no potenciar la iniciativa privada.

Respecto al Escenario Santander, además de hacer fiestas con DJ's (ese es el término, modernícese)también trae grupos de talla nacional como Amaral, La Fuga, Rosendo, etc.

Por último veo que no ha ido mucho por Pronillo, le recomiendo que pida una cita como ya han hecho muchos santanderinos, le sorprenderá gratamente lo que allí encontrará.

P.D: No sé por que ciudad paseará pero lo cierto es que debe ser otra o va disfrazado, porque nunca le he visto por Mi/Nuestra ciudad.

Un saludo

Dudu_ dijo...

La verdad es que se hace un flaco favor si a mi parte del comentario donde le expongo que ante los problemas se sale con ideas y no oponiéndose a lo que venga del contrario me responde que esa no es su política, que esa es la del alcalde.Claro que lo sabemos los ciudadanos, que el alcalde propone y usted se opone, pero a todo.
Respecto al Escenario Santander...leo con asombro su respuesta, dejando a los jóvenes de nuestra ciudad y de otras que vienen a conciertos y fiestas de las que se disfruta en grandes ciudadades de España como borrachos sin gusto musical que van allí a pasar el rato. Discúlpeme si no le he entendido bien, pero si esa es su opinión...en fin.

Anónimo dijo...

No sé cómo se atreve a hacer declaraciones del estilo "su" ciudad inteligente refiriendose al alcalde. Quizá no sea usted muy de mirar y apostar por el futuro. Quizá quiera una ciudad inmóvil que siempre va a la retaguardia. Un proyecto de futuro que pone a Santander en el plano internacional a la vanguardia del futuro, y como ya se ha comentado, nuevamente, si el alcalde propone, usted se opone.
La verdad es que nunca deja de sorprender con su oposición a los proyectos. Así es fácil hacer política: oponerse a todo, no reconocer lo que sale bien y si hay algo que sale mal meter el dedo en el ojo afirnando como su colega Revilluca que ya lo vio venir. Como ustedes vieron venir a Ali.